Todas las empresas que contratan una persona con discapacidad intelectual enriquecen su política de Responsabilidad Social Corporativa y consiguen un valor añadido muy apreciado por sus clientes.